Our Mindful Birth

Tips para una inducción de parto positiva.

Las inducciones son procedimientos bastante temidos, lo sabemos por los relatos maternos sobre la intensidad de las contracciones que producen, lo doloroso y prolongado del trabajo de parto, además de que conllevan una consecución de otros procedimientos e intervenciones que muchas veces esperamos poder evitar.

Realmente quisiera que no fuera una opción tan popularmente ofrecida e implementada al acercarse la semana 40 de gestación, pero la realidad que vivimos es otra.

Si en tu caso el equipo de salud que has elegido te ha mencionado esta posibilidad, con mucho cariño te dejo estos tips, llevan mi mejor intención y el anhelo de que puedan ayudarte a tener una experiencia positiva durante la inducción de la labor de parto.

  1. Conoce tus opciones.

Mientras más investigues, más opciones tienes para elegir el curso de tu labor, recuerda que si no conoces tus opciones, prácticamente no tienes ninguna.

Consulta con tu médico tratante sobre los tipos de inducciones y usa el acrónimo BRAIN para nunca olvidar preguntar ningún detalle:

B= Beneficios: Que beneficios tiene para mi, para mi bebé y para el proceso que quiero vivir.

R=Riesgos: Que riesgos acarrea para mi, para mi bebé y que futuras consecuencias puede tener en tu recuperación (no todas las desventajas son inmediatas).

A= Alternativas: Que otras opciones te ofrecen.

I= Intuición: El embarazo y la maternidad, despierta en nosotras una intuición sin igual, nos permite ser más sensibles y perceptivas a las necesidades propias y ajenas, aprovéchalo, no dejes que se apague tu instinto materno.

N= Nada/Esperar: Muchas veces esperar no acarrea riesgos, y la mayoría de las veces hay tiempo para evaluar un poco más el panorama.

Recuerda que contratas un servicio, que debes ser informada adecuadamente y en el momento oportuno sobre lo que se hará, lo que se omitirá y lo que se recomendará.

NO ESPERES, a estar en labor de parto para consultar tus dudas, tampoco para tomar decisiones mientras tus sentidos se encuentran entregados a la labor y el nacimiento de tu bebé, pues en ese momento se decide sin total conocimiento, se decide apresuradamente.

Por ejemplo: Preguntar sobre el consentimiento para la episiotomía mientras la mamá está pujando con 10cm de dilatación, es un poco inoportuno a mi manera de ver.

2. Solicita información sobre las opciones alternativas:

  • Uso de lavanda para iniciar o mantener las contracciones de labor de parto.
  • Estimulación de los pezones para liberación natural de oxitocina.
  • Relaciones sexuales con tu pareja a fin de que el líquido seminal contribuya a la maduración del cervix (si no está contraindicado en tu caso).
  • Acupuntura.
  • Hipnoparto.
  • Oxitocinicos naturales: Cacao, té de canela, té de hojas de frambuesa.

3. Puedes solicitar información previa a la inducción sobre la favorabilidad de tu cervix.

Si tu cervix tiene las condiciones óptimas para ser inducido, las probabilidades de éxito del procedimiento aumentan, esta evaluación se realiza en base a una escala o score de Bishop (Puedes solicitar información detallada a tu médico tratante).

Y ten presente que el procedimiento comúnmente llamado despegamiento de membranas o maniobra de Hamilton, representa una maniobra activa de estimulación cervical que aunque las mamás reportan “no tan molesta o dolorosa” debe ser autorizada por la madre previo a su realización, en los enlaces te dejo información sobre una investigación.

4. Paciencia.

Es realmente importante saber esperar a que el proceso de inducción se instale e inicie los cambios que deben suceder para traer a tu bebé al mundo.

Si lo que deseas es minimizar los riesgos producto de las intervenciones, es buena idea tomar tiempo entre una decisión y otra (siempre que tu salud y la del bebé lo permitan).

5. Enfócate.

Pon toda tu intención y atención en aportar al proceso el ambiente perfecto que lo promueva.

Baja el brillo de la luz, usa luces indirectas, minimiza los ruidos innecesarios, usa música relajante, lee tus afirmaciones de parto, escucha los audios de hiponoparto, descansa, recibe mucho amor, compañía cariñosa y tranquila… Invita a la labor a iniciar, permanecer e intensificarse.

Hazle saber a tu bebé que lo/la esperas, háblale amorosamente e invítalo a venir.

6. Sé realista y encuentra tu equilibrio.

Cada mujer, cada bebé y cada situación son diferentes, ten presente tu vida real y tus posibilidades y a partir de allí decide que quieres vivir en la llegada de tu bebé.

Las doulas podemos orientarte sobre ejercicios y actividades que favorecen los cambios cervicales, podemos proveerte de información basada en evidencia para que logres alinear tus anhelos con la experiencia de labor y parto que vivirás.

Sin embargo, recuerda que no podemos ni debemos intervenir de manera directa o indirecta con las decisiones que tomes en compañía de tu equipo de salud.

Te dejo algunos enlaces con valiosa información sobre los puntos que he mencionado:

 El despegamiento de membranas puede reducir la inducción formal del parto. Solo tres estudios informaron sobre la satisfacción de las mujeres con el despegamiento de membranas. Las mujeres informaron de una sensación positiva en cuanto al despegamiento de membranas. Si bien reconocieron que podía resultar incómodo, consideraban que los efectos beneficiosos superaron los efectos perjudiciales y la mayoría lo recomendaría a otras mujeres. Se necesitan estudios de investigación adicionales para confirmar los resultados de la revisión e identificar el momento ideal para el despegamiento de la membrana y si sería beneficioso realizar más de un despegamiento.

La acupuntura y la acupresión no parecen reducir la necesidad de cesárea pero pueden aumentar la preparación del cuello uterino para el trabajo de parto.

Si es eficaz, la hipnosis puede aumentar la autoconfianza y el bienestar y asociarse con una disminución de los costos del sistema de atención sanitaria. Sin embargo, la efectividad de la hipnosis para la inducción del trabajo de parto no se ha evaluado. Se buscaron ensayos controlados aleatorios que examinaran el efecto de la hipnosis para la inducción del trabajo de parto. No se encontraron estudios para su inclusión en esta revisión. 

* Inducción del trabajo de parto a partir de la semana 37 de gestación

https://www.cochranelibrary.com/es/cdsr/doi/10.1002/14651858.CD004945.pub5/full/es?highlightAbstract=induccion%7Co

Comentar los riesgos de la inducción del parto, incluidos los efectos beneficiosos y perjudiciales, podría ayudar a las mujeres a elegir de manera informada entre la inducción del parto, especialmente las que pasan de las 41 semanas de gestación, o esperar que comience el parto y/o esperar antes de inducirlo. El conocimiento por parte de las mujeres sobre la inducción, los procedimientos, sus riesgos y beneficios influye en sus elecciones y su satisfacción.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablemos
1
Hola!

Gracias por confiar en mi, ¿como puedo ayudarte?