Our Mindful Birth

¿Por qué ahora existen las doulas?

Desde referencias antiguas se menciona a las Doulas como mujeres cercanas a las madres o futuras madres, deseosas de colaborar y acompañar el proceso de embarazo, parto, posparto y lactancia.

Realmente no somos nuevas, solo que nos hemos popularizado debido a la carencia de empatía, acompañamiento genuino y cariñoso a las mujeres durante la gestación, la labor de parto, el nacimiento de sus hijos y la maternidad durante toda su extensión.

En mi caso, soy Doula de parto, por lo general somos mujeres (aunque también hay hombres) que ya hemos sido madres y cuya experiencia y vocación nos permiten con calidez, dulzura y tranquilidad acompañar a otras en el transitar de su maternidad.

No hay una carrera específica para ser Doula, lo ideal es que te apoyes de personal capacitado para dar apoyo emocional o en personas con profesiones afines al área de la salud, aunque no participamos directa ni indirectamente mediante intervenciones en los procesos naturales del cuerpo de la mujer en labor de parto.

Nos centramos en el confort materno durante la labor, ayudándolas a experimentar sin temor y con actitud positiva, en calma y plena las nuevas sensaciones de su cuerpo, a reconocerlas con tranquilidad y fluir con ellas mediante técnicas de respiración, hipnoparto, meditación y muchos otros recursos que nos ayudan a disminuir la ansiedad e intensidad del dolor.

Ayudamos a la mujer en labor con masajes, cambios de posiciones, ejercicios, aromaterapia, ambientación de los espacios, medios térmicos (agua tibia y calor local) y vocalizaciones que le permiten sentirse tranquila y cómoda ante la oleada de sensaciones, pensamientos y emociones que emergen durante su nacimiento como madre.

Nosotras las Doulas, sentimos un profundo llamado en nuestro corazón por ayudar y servir a las mujeres en el momento más trascendental de su vida reproductiva femenina (por lo que la traducción más cercana es “sirvienta”), creamos tal confianza, seguridad y plenitud en una situación de vulnerabilidad emocional máxima, por la que siento que quedamos vinculadas para siempre.

Si sientes que una Doula te ayudará en el transcurrir de tu labor de parto ya sea en casa o en hospital, recuerda siempre conversar con ella primero, procura un encuentro presencial o virtual, debe ser una persona con la que tengas afinidad, mira dentro de ti tus necesidades y temores y encuentra en nosotras quien responda a ellos.

Una Doula no interfiere con las decisiones médicas que tomes junto al equipo de salud que hayas elegido, al contrario, te acompaña y se adapta a cada situación nueva o planificada que se presente.

Imagínate que estas en labor de parto con una amiga que ha pasado por lo mismo que tú y que además tiene en su poder herramientas efectivas para que tu experiencia naciendo como mamá, sea más positiva y placentera… ¿no la querrías a tu lado ese día?

Te dejo el enlace a un episodio de podcast que grabé hace poco sobre este tema:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Hablemos
1
Hola!

Gracias por confiar en mi, ¿como puedo ayudarte?